Tu tienda de minerales en Valencia

Análisis energético del campo Aúrico

"Medición del Aura"

La Bioelectrografía GDV es la tecnología que permite estudiar desde el método científico el Campo de Energía Humano, de vital importancia para la salud.

• Es una evolución del antiguo efecto Kirlian, aplicando todo el potencial de los ordenadores y los últimos desarrollos de la física cuántica.

• La Cámara GDV fue creada en la Universidad de S. Petersburgo, Rusia, por el prof. Korotkov. Ha sido reconocida por organismos oficiales como los Ministerios ruso y estadounidense de Salud. Referencias científicas


Beneficios:
• Método seguro y no invasivo de análisis del campo de energía humano.

• Rapidez y agilidad. Sin necesidad de revelado fotográfico pues el proceso es digital.

• Evaluación del efecto de tratamientos y terapias, midiendo antes y después de los mismos, y comparando por software los resultados.

• Desarrollado bajo los requerimientos del método científico (estabilidad y repetibilidad).


Medición:

• Mediante la captura de los diez dedos de las manos, analizaremos mediante software el campo de energía humano, veremos donde existen deficiencias o excesos energéticos, y analizaremos cuales son los posibles motivos que pueden haberlos ocasionado.

• También veremos como están los Chakras, tanto sus deficiencias o excesos energéticos de cada uno de los chakras, así como los desequilibrios, lado izquierdo o derecho, que estos puedan tener, analizando los motivos por el que están así.

• Se calcula que el tiempo de la medición con el análisis puede estar entre 40 minutos y una hora.


Requisitos para la medición
- No haber comido fuerte en las últimas 2 ó 3 horas.

- No haber tomado medicamentos en las últimas 24 horas. (Salvo enfermedad Crónica)

- No haber tomado alcohol en las últimas 24 horas.

- No tomar café ni fumar una hora antes.

- Vejiga vacía

- En mujeres, fuera del periodo para medición precisa del aparato urogenital.


*No se puede tomar la medición si tiene Marcapasos

Se entrega dossier de la Medición y CD con la grabación de la interpretación. Solicita información llamando al 96 392 60 81 (Afric Art)

El Hombre no posee únicamente un cuerpo físico material sino también otros cuerpos sutiles de frecuencias energéticas superiores que lo interpenetran (cuerpo vital, emocional, mental, espiritual...) y que constituyen lo que se denomina el “aura humana”.

El cuerpo bioenergético, etérico o vital está compuesto de una materia más sutil que nuestro cuerpo físico. Es nuestra plantilla, molde o patrón energético, tan personal como nuestra huella digital.

Es un campo de recepción, transformación y distribución de la energía que nutre, vitaliza, y sustenta al cuerpo físico.
El campo energético recibe información y alimento vital de dimensiones aún más sutiles y, a través de una red invisible de meridianos (canales por los que circula la energía) y chakras la traduce en producciones glandulares hormonales que producen cambios fisiológicos celulares.

 A menudo solo tenemos conciencia de él cuando decimos: no tengo energía o “parece como si me hubieran chupado la energía”.

Si el flujo energético a nivel del cuerpo vital es abundante y fluido habrá energía y vitalidad; si se obstruye no tardará en manifestarse la disfunción orgánica o funcional, y cuando este flujo energético abandona el cuerpo físico éste se desintegra.


Evidencias científicas de la dimensión energética del ser humano: cámara kirlian GDV.


El aura humana no se encuentra dentro del espectro visible. Para poder visualizarla y estudiarla es necesario excitarla mediante una descarga eléctrica de alta tensión y baja intensidad con un instrumento como la cámara kirlian G.D.V.


En 1880 el científico norteamericano Nicola Tesla observó que cuando el cuerpo era expuesto a un campo electromagnético aparecían unas descargas eléctricas alrededor de él. En 1939 Semion Kirlian descubrió que un campo eléctrico de alto voltaje y baja intensidad hacía visible un halo luminoso en las manos humanas y observó que este campo se modificaba según la enfermedad.


En 1996 Konstantin Korotkov, catedrático de física de la Universidad de San Petesburgo (Rusia) inventó la cámara kirlian G.D.V que permite reconstruir el campo bioenergético de la persona y enviar la imagen al ordenador para ser estudiada, reproducida y procesada.

El aspecto del aura nos da información relevante sobre la persona. Según su forma, regularidad, huecos, explosiones, etc.. pueden detectarse desequilibrios y disfunciones energéticas que, a la larga, se pueden manifestar en el cuerpo físico como una enfermedad.